El corridoio Vasariano

Florencia, 1999

view-ponte-vecchio

El centro histórico de Florencia visto desde el Corridoio

Luego de fundar el Programa de Agronegocios en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, me introduje en el mundo de esta actividad participando del Congreso de la International Managment Association (IAMA) que en el año 1999 se realizó en Florencia, en el cual tuve la satisfacción de exponer acerca de nuestro Programa.

La organización por parte de los colegas italianos fue impecable, no sólo en los aspectos académicos, sino también en los referidos a las actividades culturales de esta maravillosa ciudad de la Toscana y por supuesto a las comidas en las cuales se manifestaba todo en su esplendor la bondad de los productos alimenticios y los vinos de Italia.

Por supuesto que no me referiré a los aspectos académicos, sino a una sola de las visitas culturales, la del Corridoio Vasariano, un lugar maravilloso no visitado por los turistas. Al tiempo del Congreso el Corridoio se encontraba cerrado al público, sino sólo a grupos que de alguna manera eran tenidos en cuenta por el gobierno local para abrirle las puertas, por lo cual para mí fue una experiencia por demás interesante.

El Corridoio une la Galleria degli Uffizi con el Palazzo Pitti y fue construido por el arquitecto Giorgio Vasari por orden de Cosimo I de Medici, quién prefería no circular por la calle desde el Palazzo Vecchio, sede del gobierno hasta el Palazzo Pitti, su residencia privada.

d3b98ef9432233c30fc8dcb62fcba9b7

Croquis del Corridoio

Vassari además de arquitecto fue pintor y escritor y es considerado el primer historiador del arte, ya que realizó numerosas biografías de artistas italianos.

El Corridoio, de aproximadamente un kilómetro de extensión, fue construido en sólo 5 meses con motivo del casamiento de Francesco I de Medici con Giovanna de Austria que se celebró en diciembre de 1565. Quienes recuerden ambos edificios saben que para unirlos es necesario atravesar el Ponte Vecchio, por esa razón el Corredoio se construyó en el piso superior del Ponte. Desde el exterior se visualizan sus ventanas regulares que se observan en el plano superior del puente, que contrastan con la arquitectura heterogénea de la parte inferior.

Para construirlo fue necesario atravesar varias de las casas de familias ilustres de Florencia, con excepción de la casa torre de la familia Mannelli que se opuso firmemente a la construcción, por lo cual Vasari tuvo que hacer girar el Corridoio para evitar la torre y pasarlo de lado.

Durante los dos primeros siglos fue sólo un pasaje privado para los Medici, luego por decisión testamentaria de Anna María Luisa de Medici, se hizo un lugar de uso público y más recientemente se lo transformó en una galería de arte, con piezas proveniente de los Uffizi.

Se ingresa al Corridoio por una puerta casi anónima en el primer piso de la Galleria degli Uffizi, y parece increíble que atrás de esta puerta se inicie un recorrido maravilloso con obras de arte de los principales pintores del Renacimiento. Además el hecho de que no se encuentra habilitado al público y la historia de los personajes que lo atravesaron, le agrega una cuota de misterio y fascinación.

vasari-corridor

La galería de arte al inicio del Corridoio

Al inicio no sabíamos adonde mirar porque las paredes están tapizadas de pinturas, principalmente de autores italianos del siglo XVI y XVII, dentro de las cuales está la mayor colección europea de autorretratos de pintores famosos, que fue iniciada por el Cardenal Leonardo de Medici en el siglo XVII. Fue imposible reparar en todas ellas, por la cantidad y porque la guía que nos explicaba la historia y algunas pinturas en particular, continuaba caminando y no nos podíamos detener indefinidamente como hubiéramos deseado.

Luego del ingreso hay un sector que ha sido reconstruido después de un atentado con explosivos que ocurrió en 1993, donde sufrieron graves daños varias obras pictóricas, al igual que otros puntos importantes de la ciudad de Florencia.

Siguiendo nuestro camino, se inician una serie de ventanas. No sabemos si mirar las decenas de obras de arte o prestar atención desde lo alto a la viva ciudad de Florencia que se observa desde las pequeñas ventanas, con el ajetreo permanente dado por los turistas y los pobladores locales, que desconocen que los espiamos desde este lugar privilegiado.

Sin duda el punto álgido es cuando se atraviesa el Ponte Vecchio, con una vista maravillosa del río Arno hacia el puente de la Santa Trinidad. Allí en 1939 el dictador Benito Mussolini hizo ampliar las ventanas para la visita oficial de Adolf Hitler, de quien se dice que quedó muy impresionado con la vista del río y de los tesoros arquitectónicos de la ciudad.

vasari-corridor-from-uffizi

Vista del Corridoio sobre el río Arno

Cuenta la historia que bajo estas ventanas estaba el mercado de los carniceros, pero que debido a los olores y a lo poco atractiva de la vista, los Medici lo transfirieron a otra parte de la ciudad y en su lugar ubicaron negocios de joyería, los que perduran hoy en día en el Ponte Vecchio, luego de cuatro siglos.

Luego de atravesar el Arno, hay un importante balcón que da a la Iglesia de Santa Felicita. Desde este balcón los Medici asistían a misa, alejados del resto de los fieles. Me hizo recordar al que había visto años antes en el Monasterio de Yuste en la Vera, adonde Carlos V, luego de abdicar, ya viejo y enfermo pudo escuchar misa hasta el último día de su vida, sin levantarse de la cama.

corridoio-vasari-9

Balcón sobre la iglesia de Santa Felicita

El Corredoio termina en la Grotta del Buontalenti, en el jardín Boboli del Palazzo Pitti. Alí se terminó nuestro recorrido, que sería coronado con una maravillosa cena, tan inolvidable como la visita al Corredoio, en la galería inferior del mismo Palazzo, donde el plato principal era la Bistecca a la Fiorentina.

La Bistecca es un plato típico de la cocina toscana y orgullo de sus habitantes, consiste  en un enorme chuletón de raza Chianina de más de medio kilogramo de peso, de un espesor de unos 4 o 5 centímetros, que se sirve casi crudo en su interior, ya que se cocina a la parrilla sólo 5 minutos por lado. Mis compañeros de mesa ponderaban que la carne en el interior, no sólo estaba cruda sino que estaba fría, contrastando con el exterior crocante y caliente

corridoio-vasari-10

Tramo final del Corridoio en los jardines del Palazzo Pitti

Sobre el Palazzo Pitti quiero agregar dos comentarios de carácter personal. En 1984 cuando estudiaba en Lucca en mi primera visita a Florencia lo recorrí con detenimiento y recuerdo la impresión inicial con las descomunales piedras de su fachada, los jardines y las obras de arte de su interior, especialmente una Madonna sentada de Rafael, de la cual he conservado una bella fotografía.

La segunda anécdota es de carácter familiar. El 6 de octubre del año 2000 se celebraron los 400 años del estreno de lo que se considera la ópera más antigua de la que se conserva la partitura completa, que fue Euridice de Jacomo Peri, compuesta a solicitud del Gran Duque de la Toscana Francisco I para la boda de María de Medici con Enrique IV Rey de Francia.

Para la celebración del cuarto centenario se realizó una gala en el Palazzo Pitti con la reposición de la ópera de Peri y en la cual fue director mi primo Anibal Cetrangolo, musicólogo argentino pero que vive y desarrolla su carrera desde hace décadas en Italia.

El afiche de la celebración recuerdo que decía “El mismo día, en el mismo lugar, 400 años después”. Me hubiera gustado mucho asistir a esta presentación, pero no pude hacerlo porque ese mismo día yo cumplí 50 años y lo festejé con una fiesta a la cual concurrieron un centenar de amigos.

Volviendo al Corridoio Vassariano, luego de nuestra visita se cerró aún para las visitas reducidas y estuvo en esa condición durante casi 20 años, hasta que en el 2018, luego de trabajos de restauración y puesta en valor se abrió nuevamente, pero esta vez con acceso al público, obviamente muy limitado en el número diario de visitantes. Es así que el que quiera conocerlo hoy puede recorrerlo, siempre que compre las entradas con meses de anticipación. Tal vez vuelva a hacerlo para repetir esa experiencia que recuerdo tan hermosa.

Nota: las imágenes pertenecen a http://www.visitflorence.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s