Roma, 1984

27-06-2018 19;39;58

Plaza de San Pedro desde la cúpula de la Basílica

Estaba recién llegado a Lucca, adonde fui a tomar un curso de posgrado sobre “Formación de formadores en comunicación para el desarrollo rural” en el cual participamos profesionales de todos los países de América Latina, a excepción de Chile y que era dictado en la sede de la Cori, una sociedad de grupo Enichem Agricultura, dedicada a la formación y proyectos en países en desarrollo.

Esta fue mi primera vista a Roma, donde se dio una circunstancia casual: yo empecé mi curso en Lucca y al mismo tiempo mis padres estaban de visita en Italia.

En el fin de semana largo del 1° de noviembre de 1984, viajé de Lucca a Roma, y los encontré en el tradicional Hotel Igea, de via Amedeo, que era su lugar habitual en Roma, próximo a la estación de Termini y de Santa María Maggiore.

27-06-2018 19;38;26 roma 2

Coliseo

La visita  a la ciudad me gustó, pero debo reconocer que no me fascinó como Roma encandila a los viajeros. Me ha pasado lo mismo en varias ciudades cuando las vi por primera vez. Nueva York y Nápoles; en las primeras visitas tampoco me enamoraron, pero en todas ellas al volver sentí la atracción que no había percibido la primera vez.

Los lugares visitados fueron los tradicionales para una estadía de fin de semana.  Mis padres habían estado varias veces antes en Roma y me sirvieron de guía. El Vaticano con la magnífica Basílica de San Pedro, las iglesias de Santa María Maggiore, San Juan de Letrán, San Pablo de Extramuros, San Pietro in Vincoli,  Plaza Navona, el Coliseo, el Foro, via Condotti, Piazza España, la Fontana de Trevi, son algunos lugares que recuerdo de esa primera visita.

27-06-2018 19;42;13 roma 3

Roma es indudablemente una de las ciudades más maravillosas del mundo, pero esa vez no me pareció así, por lo cual antes de lo pensado volví apresuradamente a Lucca, donde me sentía más cómodo y sentía un gran atractivo, a tal punto que regresé dos días antes de lo previsto.

27-06-2018 19;37;22

Roma, junto a mis padres, representaba mi pasado, mientras que Lucca en ese momento lo interpretaba como era mi futuro.

Sin embargo a la distancia, de alguna manera, esa visita a Roma, me recuerda los años felices de la familia, no de la infancia, sino de un adulto joven, en que tuve la satisfacción de ver a mis padres en un lugar lejano.

Mi impresión de Roma ha cambiado mucho desde esa primera vez. He vuelto también muchas veces, algunas sólo por el día, procurando hacer combinaciones de aviones o de trenes para llegar por la mañana e irme por la noche, sólo pasando algunas horas para visitar por enésima vez lo mismo de siempre, el Vaticano, el Coliseo, el Foro, las grandes catedrales; pero ahora disfruto mas vagar por sus callecitas llenas de magia, visitar el Trastevere, la ribera del Tiber, descubrir algún rincón desconocido o una placa que rinde homenaje a algún personaje famoso o a un hecho histórico, pero también para sentarme a comer en cualquier tratoria o tomar de pie un café o un vino en algún bar.

Cuántas veces las primeras impresiones, no sólo en las ciudades sino también de las personas, no son las que cuentan y cuando uno profundiza el conocimiento, tiene nuevas perspectivas. Es por eso que creo que hay que tener flexibilidad y no aferrarse a nuestras propias ideas previas, sino tener la capacidad de cambiar de opinión o de actitud.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s