Chernobyl, un lugar detenido en el tiempo

Ucrania, 2010

DSCN2143

Monumento en homenaje a los bomberos que fallecieron en el primer control del fuego


La vida aparece en escenas pequeñas, simples; en cada rincón de rutina amontonado. Un pizarrón a medio escribir, un libro por leer, una lista de supermercado, un juguete, alguna prenda de vestir. Quizás por eso la experiencia en Pripyat -la ciudad más afectadas por el accidente nuclear de Chernobyl, ubicada en la zona ucraniana de Kiev, cercana a la frontera con Bielorrusia- resulta tan impactante. Todo allí es un resto de vida. Desde la explosión nuclear del 26 de abril de 1986, a sólo tres kilómetros de allí, el lugar está detenido en el tiempo, inundado de radiación. Fue evacuado, abandonado, saqueado, bautizado como “ciudad fantasma” y convertido en incipiente paseo turístico. La ciudad había construida para unas 10 mil personas cuyas familias trabajaban en la central nuclear. No son muchos los que eligen acercarse. En 2010 había sólo dos visitas a Chernobyl/Prypyat por semana y una agencia autorizada a hacerlas. Los intrépidos fuimos seis, el único extranjero era yo. El lugar de encuentro fue la plaza Independencia, la más céntrica e importante de Kiev, al lado de un Mc Donald’s, signo de los tiempos cambiantes. La aventura empezó en una van. El silencio y la incertidumbre acompañaron el primer trayecto.

En el fondo el reactor número 4 y a la derecha edificios abandonados en Prypat

El accidente nuclear de Chernobyl es de esos momentos tan impactantes que generan recuerdos exactos. ¿Dónde estaba yo el día de uno de los mayores desastres medioambientales mundiales? Mi recuerdo es desde Europa. La noticia hizo que cambiáramos los planes originales: los destinos eran Grecia y la por ese entonces Yugoslavia, pero la histeria colectiva nos hizo ir hacia los países nórdicos. Era inimaginable una visita al lugar del accidente como la que concreté 32 años después.

La van atraviesa bosques repletos de hojas amarillas del otoño boreal hasta que se detiene en un puesto de control donde revisan los pasaportes. Al poco tiempo llegamos a la ciudad de Chernobyl. Aunque el peso del nombre genera escalofríos, el contexto no era nada comparado con lo que veríamos luego en Pripyat.

El otoño en los alrededores de Chernobyl y máscaras usadas por los combatientes

Los 29 bomberos que participaron intentando reparar la fuga radiactiva murieron a la semana siguiente. Sus cuerpos  fueron enterrados en féretros de hormigón por el alto contenido de radiación. Allí hay un monumento que recuerda su accionar. Después del accidente, 600 mil personas intervinieron en la limpieza: bomberos, pilotos de helicópteros que arrojaron 5 mil toneladas de una mezcla de boro, dolomita, arena, arcilla y compuestos de plomo sobre el reactor para contener la radiación. Miles de mineros excavaron un túnel por debajo del reactor para poder hacer un control de la radiación también desde abajo.

Poco antes de llegar a Chernobyl empezaron los controles al grupo de turistas. Se sumó un nuevo integrante: un medidor de radiación, el Geiger, que acompañó cada paso. Comenzamos la visita por el cementerio de máquinas utilizadas durante el control de la fuga de radiación. Las mediciones siempre estaban en valores normales: un máximo de 2,73 microsieverts (unidad que mide la dosis de radiación absorbida por la materia viva), lo que  contrasta con los niveles de radiación durante la catástrofe, que alcanzaron valores entre 100 y 500 mSv y produjeron, además de muertes inmediatas por la altísima exposición, consecuencias patológicas durante años en humanos, animales y el entorno.

¿Qué pasó exactamente el 26 de abril de 1986? Las versiones son varias. Algunos explican que los motivos de la explosión fueron, además de posibles defectos estructurales, una sucesión de errores humanos en el proceso de parada del reactor nuclear Nº 4 para hacer un mantenimiento de rutina. Tengo un amigo -de quien reservaremos la identidad- que ocupó cargos muy altos en la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina y que visitó reiteradas veces Chernobyl en misiones científicas, con quien charlé sobre el tema.

El explica que el problema empezó por un alto consumo de energía: la parada del reactor para el mantenimiento de rutina se postergó y varios de los ingenieros nucleares de la planta salieron de vacaciones ya programadas. Por eso, la parada del reactor la realizaron los ingenieros de la central eléctrica que, ante un problema inesperado, tomaron una serie de decisiones equivocadas al no estar correctamente capacitados.

La situación empeoró porque la fuga se detectó en Suecia recién dos días después del inicio, ya que todavía no habían avisado oficialmente desde la Unión Soviética. Las autoridades no decretaron la inmediata evacuación del área. Así, la fuga de radiación afectó no sólo a la población local, sino que se esparció por toda Europa. El país más afectado fue Bielorrusia, ya que la planta nuclear está casi en la frontera con Ucrania y los vientos predominantes fueron del sur.

La biblioteca y la escuela en en estado en que se encuentran en la actualidad

El ambiente tan controlado en los ingresos y salidas de la ciudad desaparecen una vez adentro de la Prypyat actual. La recorrida por sus edificios se realiza sin ningún lugar establecido, se puede circular con total libertad por aulas, cocinas, salas de hospital y todas las dependencias de los edificios públicos.Tampoco hay ningún control ni resguardo del patrimonio. Por ejemplo, en la escuela los libros estaban esparcidos por el piso y cualquiera podría tomar uno, consultarlo o incluso llevárselo. Las aulas están en un estado caótico, aún hoy con las inscripciones de los niños en el pizarrón o en papeles sobre la pared. Siguen ahí los pupitres, cuadernos y libros por el suelo cercanos a una cocina desvencijada.

El hospital es otro lugar impactante. Sus salas de atención están intactas: allí probablemente se prestaron los primeros auxilios a los que murieron. Cualquiera que entienda cirílico puede leer los nombres de pacientes de los días de la catástrofe en los libros clínicos. Siguen allí, en una especie de museo espontáneo. Una de las salas más sobrecogedoras es la de pediatría, donde continúan alineadas las cunas. También ahí están al alcance de la mano el instrumental médico y las cajas con medicamentos que se usaron  en aquellos tristes días.

Historia clínica de uno de los pacientes, medicamentos y cunas al momento del accidente

Durante el recorrido, el guía señaló el casco de un bombero perdido en un sector del hospital. Al medir su radiación, lanzaba 3,76 mSv después de más de 30 años. Es inevitable pensar en la persona que lo usó y su final. Pripyat es una constante reflexión sobre la humanidad. Aunque está lejos del placer y relajación de un paisaje turístico, estar en Ucrania y no hacer esta visita sería una falta de interés y curiosidad imperdonable.

Faltaba todavía acercarse al parque de diversiones, donde los juegos oxidados y arruinados generan una mezcla rara de alegría triste, a los centros deportivos que hoy son infraestructura abandonada, y al teatro, donde todavía hay enormes pinturas de Lenin y otros líderes soviéticos. Recorriendo los lugares principales de la ciudad parecería que la infraestructura de vida en la URSS no era mala. Las viviendas eran monoblocks no muy diferentes a los de Milán o Madrid de la época. La parte comunitaria tenía plazas, parque de diversiones, escuelas, hospital, centro deportivo con una pileta cubierta, teatro; lo cual tal vez  no sea mucho para una ciudad europea o americana, pero sí lo es para la realidad de muchos países del resto del mundo.

Centro deportivo, libro de lectura y el parque de diversiones

Después de haber visto muchos pueblos, barrios o ciudades abandonadas, estoy convencido de que como Prypiat no hay otra en el mundo. ¿Cómo ha sido esta ciudad y su gente cuando estaba viva? La experiencia es tan desconcertante como necesaria.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s